Nuestra Historia

Cuando empezamos con Tienda Fanáticos USA todo no era más que un sueño ¡Como todo buen emprendimiento! Mi hermano Carlos, quien toda la vida a amado las gorras originales me dijo: «Luis, ¿por qué no nos metemos con la venta de gorras originales?». Por aquella época todo era sumamente complicado, el primer pedido que hicimos, fue como lo haría cualquier comprador regular en New Era ¡Las gorras tardaron casi un mes en llegar a V/cio! No teníamos experiencia como comerciantes, no teníamos nada.

Al principio todo fue desastroso, cargamos las gorras en la maleta –especialmente yo- con el ánimo de ofrecerlas a amigos o conocidos…El problema era que por entonces –al igual que ahora- no existía en C/bia la cultura de la gorra original ¡Especialmente en V/cio! La gente prefería comprar una Bass Pro Shops pese a que New Era –una marca también mundial- ofrecía gorras con logos o diseños de algunas de las mejores ligas estadounidenses: NFL, MLB, etc.

¡No fue fácil! Dejamos de importar gorras y nos dedicamos a nuestra vida regular con nuestros empleos. Varios años más tarde, aproximadamente en septiembre de 2015, decidimos dar rienda suelta nuevamente a nuestra imaginación…No teníamos dinero, pero teníamos lo más importante ¡Las ganas!

Como la empresa donde trabajaba tenia convenio de nómina, solicite un préstamo grande, no nos alcanzó. Hubo la necesidad de sacar dos tarjetas. En ese momento no sabía cómo lo iba a pagar, como lo íbamos a pagar, pero no nos importaba… ¿Cuál es el tamaño de una deuda comparado con un sueño?

La logística fue aún más difícil, ninguno de los dos sabía o sabe hablar inglés a la perfección, así que como pudimos, nos hicimos entender…

Finalmente, conseguimos el local un día 15 de diciembre e inauguramos al público. Todo fue muy modesto. Cualquiera que haya comenzado un emprendimiento sabe que mientras se recoge la inversión ¡Cero ganancias! Así que por un lado, conservamos nuestros empleos, nos dividimos los turnos.

Han sido muchas las anécdotas o experiencias… En alguna ocasión, casi perdimos el dinero de un pedido por no hablar inglés. Tuvimos que valernos de unos conocidos mormones… En otra, perdimos más de un mes con un proveedor, solo para saber que no enviaba a Colombia. Si contactar a un distribuidor o fabricante local tiene sus peripecias… Imagínese a uno en el extranjero que además ni sabe quién es usted ni a qué se dedica. Eso sin contar con todos los trámites, incluidos los impuestos…

Lo más importante, lo que nos motiva a crecer, es la satisfacción de nuestros clientes… A la fecha, se cuentan cientos en el territorio colombiano. A todos ustedes, gracias, gracias por confiar en nosotros… Somos TFU

¡Porque nunca fue tan fácil ser ORIGINAL!